América: una mirada empática a la vejez

Autor: Axl Flores

América: una mirada empática a la vejez

En la ficción, se conocen como relatos crepusculares a los que ubican a la vejez como un punto ideal para la reflexión sobre lo efímero de la vida, una etapa para arrepentirse sobre lo malo que se ha hecho, e incluso como la última oportunidad para realizar el bien. En el cine, el retrato de la vejez no es solamente algo exclusivo de la ficción, el género documental también se ha interesado en ella y mediante sus características específicas ha logrado capturar todas las complejidades de ese momento de la vida.

Ese es el caso de América (Estados Unidos, México, 2018), ópera prima documental de Erick Stoll y Charles Whiteside. En el primer plano de la película, observamos a una mujer de avanzada edad recostada en su cama, después se sabrá su nombre: precisamente América, ella vive con tres de sus nietos, quienes se encargan de sus cuidados; a través de su relación, la película invita al análisis de las difíciles condiciones a las que se enfrentan los adultos mayores en nuestro país.

Con un estilo que depende en gran medida de una cámara con gran movilidad para hacer sentir al espectador como un intruso en la dinámica hogareña, Stoll y Whiteside retratan los obstáculos de Diego, Rodrigo y Bruno para cuidar de mejor forma a su abuela. En la película hay instantes de gran unión entre todos los integrantes de la familia, pero también hay muchos en los que todo se torna gris y da paso a múltiples peleas entre ellos,llevándolos a cuestionarse la razón por la que cuidan a América, en particular en una escena donde Diego increpa a Rodrigo si solo realiza esos cuidados para no ir a la cárcel.

Porque América, pese a ser un filme intimista sobre la unidad familiar, también tiene un trasfondo sociológico sobre el cuidado de personas de la tercera edad y las dificultades que este implica, pues Luis, el padre de los tres jóvenes e hijo de América, se encuentra en prisión por denuncias de maltrato a un adulto mayor. En una entrevista con una trabajadora social, Diego y Rodrigo declaran la causa del descuido de Luis, se debe a que él también es un adulto mayor y no pudo con la responsabilidad de cuidar a su madre; él también necesita ser cuidado.

En sus visitas a abogados y trámites burocráticos, la familia de América se dará cuenta de que, lejos de facilitar los cuidados, las instituciones ponen más trabas para realizarlos, viéndose obligados a ceder ante la corrupción. En ese sentido, América se asemeja a películas como Margarita (2016) de Bruno Santamaría y Arcángel (2019) de Ángeles Cruz, debido a que ambas películas retratan cómo nuestra sociedad relega casi a la invisibilidad a los adultos mayores; un problema estructural solucionado en América con el cariño de los tres nietos a su abuela.

Tal vez América no sea la película que cambie el panorama de los adultos mayores en México, según el INEGI esta población asciende a casi 15.4 millones de habitantes; pero sí es una demostración de cómo la comprensión y la empatía ayuda a construir espacios más inclusivos, para dar a las personas de la tercera edad un mejor lugar en la sociedad.

Publica un comentario

2 comentarios

Buena muestra de la brutal realidad y de tomarse el tiempo para abordarla desde el punto de vista masculino ya que cuando existe una nieta, esa chamba se la heredan por completo a la Mujer, como obligación acostumbrada.

Buena muestra de la realidad enfrentada por 4 hombres, sino fuera por la sensibilidad de uno de los nietos, América, habría sido tratada solo como objeto o peor que basura. Para nuestros viejitos ya no hay tiempo, dinero, atención ni paciencia, se acostumbran al maltrato e indiferencia de lo práctico. Pará que sirve ser longevos sin calidad ni cariño de Vida, sino podemos leer sus ojitos cristalinos de mirada perdida y comprender sus largos silencios que acarician repetibles recuerdos en sus mentes de escasa memoria. Me reconforta saber q América vivió 2 años más, junto a su seres queridos.