Birth Wars: La praxis cotidiana de la partería como resistencia permanente

Autor: Paulina Abril Vázquez Reyes

Birth Wars: La praxis cotidiana de la partería como resistencia permanente

“Lo decolonial es una moda, lo poscolonial es un deseo, 

lo anticolonial, es una lucha cotidiana y permanente”. 

Silvia Rivera Cusicansqui.


Hoy en día, los conocimientos ancestrales —aquellos que nacieron en los tiempos remotos de un mundo que desconocía su dimensión y su forma— hacen valer su vigencia a través de las manos de aquellas hijas, amigas, compañeras y hermanas que heredaron los saberes más primigenios y esenciales de sus antecesoras. Sin embargo, el caminar del tiempo, eterno aliado de la impermanencia y conductor de lo perecedero, ha hecho mella en la percepción, ahora occidentalizada, sobre los saberes que han sobrevivido a su paso.
“Si quieres cambiar al mundo tienes que aprender a cambiar la forma de nacer”, dice Rafaela López, partera profesional. En estos tiempos atomizados que privilegian tanto a la inmediatez como a la falsa idea del “progreso”, parece casi imposible mantener incólumes estas prácticas
cimentadas desde la fundación de una antigua cosmovisión mesoamericana, el cual hoy comprende parte del territorio al que Birth Wars (México, 2019) dedica su atención y ahínco.
Este documental dirigido por Janet Jarman se ocupa de subrayar a través una mirada puntual y empática la brecha epistemológica y violenta que desplaza y coloca tantos a las parteras profesionales como a sus prácticas profesionales en una posición de desventaja y menosprecio, frente a la medicina occidental, la cual se destaca por su sistematización deshumanizada y atención deficiente albergadas en un servicio de salud público deficiente y rebasado.

Como se ha afirmado, esta producción documental da fe de las prácticas de partería que se nutren y fundamentan en la raíz bifurcada de los saberes y prácticas tradicionales, propios de las comadronas originarias de las comunidades de la sierra tanto como en los conocimientos científicos de la medicina moderna; dando como resultado a parteras profesionales que comprenden y ejecutan las herramientas y conocimientos integrales que las hacen más que capaces de acompañar y atender principalmente a los embarazos de bajo riesgo, dentro de las zonas de difícil acceso dentro de la república mexicana. Por otro lado y de la misma manera expone bajo este contexto las situaciones de violencia a las que se someten las mujeres en las distintas etapas que comprende la maternidad, la objetualización de sus cuerpos y la falta de tacto y abuso de poder radicalizados además por la distinción que se hace de ellas a partir de su clase y su raza.
Las raíces fotoperiodísticas de la cineasta, así como el tacto y percepción que tiene al retratar el contraste de las distintas posibilidades que existen para llevar a cabo el parto de un ser humano, recalcan como a la partería —al ser una práctica responsable y completa— requiere ser ejercida bajo un marco de ley que resguarde tanto los derechos de las madres, sus futuras hijas e hijos, como los de las parteras, en aras de una praxis sensible, remunerada y reconocida así como de una maternidad, consciente, responsable y gozosa.
Como parte de una programación especial de Ambulante, FilminLatino alberga a Birth Wars a partir del 5 de noviembre y durante toda la semana de manera gratuita para después integrar dicho título como estreno en el catálogo de suscripción.

Publica un comentario

Sin comentarios