Chicuarotes: la tragedia de los olvidados

Autor: Sharely Cuellar

Chicuarotes: la tragedia de los olvidados

A lo largo de la historia del cine mexicano se han hecho esfuerzos para dar un tratamiento de las clases sociales con propuestas que apelaran en diferentes maneras al público. Desde la comedia, la tragedia, dramas románticos, documentales y otros géneros destacaron, con sus peculiaridades, perspectivas muy variadas para acercar al público a lo que se vive en zonas desfavorecidas del país. Grandes clásicos de nuestro cine como Un rincón cerca del cielo (México, 1952) de Rogelio A. González o Nosotros los pobres (México, 1948) de Ismael Rodríguez transmitieron que era digno ser pobre siempre y cuando hubiera buenas intenciones y honestidad en la esencia de los seres humanos, mientras que los ricos tendían a ser almas corrompidas.

Otras películas donde se buscó matizar la calidad humana en personas de clase baja son: Los olvidados (México, 1950) de Luis Buñuel que retrató no solo los bajos recursos con los que contaban sus protagonistas, sino que tocó el difícil tema de los crímenes que se cometen en un entorno ya de por sí violento y crudo sin buscar una bondadosa justificación para la atrocidad de estos actos; o Angel de fuego (México, 1992) de Dana Rotberg es una tragedia de finales del siglo XX que unió el abuso sexual, laboral y familiar con el desamparo y la devoción, aspectos que definitivamente han delineado la parte más oscura de la sociedad mexicana. A pesar de eso, vemos seres humanos orillados a deambular en entornos incapaces de cubrir sus necesidades básicas, despojados de las oportunidades que podrían hacerlos vivir con dignidad.

En este sentido, Gael García Bernal ofrece en Chicuarotes (México, 2019) otra versión de la funesta realidad que viven los jóvenes en las esferas sociales más perjudicadas por el modelo socioeconómico. El largometraje pretende incluír mucho del folclor mexicano desde el uso del gentilicio que da nombre a la película, los términos coloquiales en el guion, el doble sentido y situaciones que el propio Salvador Dalí hubiera referido cuando dijo que México es un lugar aún más surrealista que sus pinturas. A pesar de ello es una película peligrosa al unir la extrema tragedia, que va de una calamidad a otra, con gags que entretejen el desarrollo del filme.

El director opina que "la violencia es consecuencia de más violencia", y cuenta: "a mí siempre me ha fascinado el concepto de la herencia de narrativas, de lo que uno hereda, es decir, las condiciones sociales y las ataduras. En Déficit (México, 2017) pasa algo similar". Gael García Bernal recibió hace 10 años el guion de este largometraje escrito por Augusto Mendoza, a quien el lector recordará por su trabajo como guionista en Abel (México, 2010) o Sr. Pig (México, 2016), sin embargo esta semana se llega al punto de meta ya que es el estreno de Chicuarotes en salas con las actuaciones de Benny Emmanuel, Daniel Giménez Cacho, Dolores Heredia y Leidi Gutiérrez.

Publica un comentario

Sin valoraciones