Destino BOGOSHORTS: la aventura de crecer

Autor: Lucía Miranda

Destino BOGOSHORTS: la aventura de crecer

Un grupo de amigos bogotanos solían citarse en un bar del Chapinero, cierto barrio popular de la capital colombiana. La rumba se iba platicando de la vida y el cine, ante un panorama que por entonces era pesimista especialmente para el cortometraje, pues se coincidía que este formato era poco visto en escenarios de gran potencial. Y era de entenderse, hacia 2003 solo uno o dos largometrajes eran estrenados al año en Colombia. 

Hacía falta un punto de fuga y mucha voluntad para que la movida cinematográfica se viviera de otra manera, pero este grupo de amigos alzó la mano. No había idea sobre cómo formular un festival de cine, menos aún de uno dedicado enteramente al cortometraje, había que aprender haciendo. Fue así que surgió una muestra alternativa de cortos hoy convertida en BOGOSHORTS, Festival de Cortos de Bogotá. 

15 años han pasado, BOGOSHORTS celebra su décima quinta edición en Bogotá, Colombia, del 5 al 12 de diciembre. Y aunque el trayecto parece definido, en realidad lo que han surgido son preguntas y más preguntas. Como todo quinceañero este festival comienza a cuestionarse su devenir a largo plazo. El destino se formula como el eje de reflexión sobre el cual camina este décimo quinto aniversario. En FilminLatino platicamos con el director del gran movimiento de cortometrajes de América Latina, Jaime Manrique. Con un pie en el vals y el brindis de honor por los quince años de BOGOSHORTS y otro en los detalles finales a unas horas de dar por inaugurado el festival, esto es lo que nos ha contado. 

FL: ¿Por qué el cortometraje? ¿Cómo ha sido consolidar un espacio exclusivo para este formato audiovisual a lo largo de 15 años en Colombia?

JM: Crecer siempre resulta extraño,  la lógica de pensar desde el cortometraje tiene que ver con entender que las cinematografías latinoamericanas no pueden desarrollarse si no cuentan con una base sólida. Son cinematografías  tan frágiles frente al mercado norteamericano, y frente a las condiciones generales de consumo audiovisual, que necesitan abrir el camino para cuando sus cineastas lleguen al largo, o incluso si quieren desarrollar una carrera en el corto, después de haber tenido un proceso lo más sólido posible. La solidez de ese proceso depende de no tener que enfrentar altas inversiones en el momento crucial de su formación. Es el momento en el que están tratando de definir un lenguaje y encontrar una voz. En esa medida el cortometraje es esa posibilidad de hacer una búsqueda con frutos digamos reales en medio de la dificultad de la producción cinematográfica.

FL: En un momento que exige analizar mucho más las bases de una cinematografía ¿Qué decir sobre la programación de BOGOSHORTS  año con año? ¿Cuáles son las características que hacen distinguir su personalidad frente a otros festivales en Colombia y en América Latina?

JM: En la medida que nuestro festival ha evolucionado también ha logrado un cometido muy importante: consolidar públicos para un cine diferente, en específico para un cine colombiano, en general para un cine mucho más diverso. El desarrollo del festival tiene que ver con ese mismo carácter de cambio de nuestra cinematografía regional. En BOGOSHORTS siempre hemos privilegiado el talento sobre las miradas temáticas o modas sociales y este año caminamos sobre la reflexión de la adolescencia porque a los 15 años uno es eso: un adolescente lleno de preguntas. ¿Me quiero casar no me quiero casar? ¿Voy a tener hijos o no los voy a tener? ¿Cuál va a ser mi carrera?, etc.  Son muchas preguntas las que se tienen a esa edad en el intento de definir una vida y nos sentimos un poco de esa forma. Somos un festival joven, inmaduro seguramente, y adolescente y por eso nos preguntamos cuál es el destino. 

FL: Es decir que el destino existe...

JM: Bajo el cometido que cada asistente a BOGOSHORTS logre preguntarse por el destino, por el futuro y por qué no, por cómo es ser y sentirse joven, la programación de BOGOSHORTS se centra en colecciones dedicadas a explorar el tema de la juventud y sus decisiones. En una suerte de coming of age, donde quedan vertidos temas como la sexualidad, la identidad, el género y la familia, BOGOSHORTS estira un poco más la liga este año para preguntarse sobre el futuro desde la distopía.

Nos marcan las fechas y nos marcan los cambios. Un poco esta adolescencia es la que ha guiado la programación. Sin embargo hay otros factores:  el primero de ellos es nuestro lanzamiento del primer mercado iberoamericano, BFM (Bogoshorts Film Market), y por otro lado una maratón que veníamos haciendo hace muchos años de manera desconectada al festival y ahora se volvió una sección. Se llama Imaginatón, donde mucha gente toma el reto de filmar un cineminuto con cualquier tipo de cámara, dedicado específicamente a ficciones. 

FL: ¿Qué va a encontrar en su pantalla el usuario de FilminLatino que decida unirse al #15BOGOSHORTS? ¿Qué nos espera?

JM: Hemos preparado un manjar de cortos para México: la Colección BOGOSHORTS Classics, que condensa 15 cortometrajes vistos desde nuestra primera edición hasta la más reciente y que son muy emblemáticos dentro de la historia del festival.

La Colección BOGOSHORTS Classics es gratuita para nuestros usuarios y estará disponible solo en FilminLatino del 5 de diciembre al 5 de enero.

Avatar por defecto de un usuario ya dado de alto
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a soporte@filminlatino.mx