El Buñuel mexicano en filminlatino

Autor: Katia Morales Gaitan

¿Que mexicano sólo por pasaporte? tal vez, aunque el propio Don Luis afirmó “...Soy mexicano...” en una entrevista realizada en Cannes cuando ganó la Palma de Oro por Viridiana (1961) y que puedes ver en el documental El último guión: Buñuel en la Memoria, de Gaizka Urresli y Javier Espada. A la pregunta ¿Qué le debe a España, Francia y México respectivamente? responde:

“...A España, me siento muy ligado física y culturalmente, allí están mis orígenes, mis estudios, mis infancia, mis amigos, así que creo que soy muy español... pero por otra parte, debo mi formación, podríamos decir ,espiritual, a Francia, le debo mucho porque gracias al colectivo surrealista fui a París… sin esa experiencia surrealista, quizás sería otra persona. Le debo muy poco a la cultura de México, me gusta mucho el país. Yo soy mexicano…”  

Luis Buñuel, realizó más de la mitad de su filmografía en México, dándole un importante giro en términos formales y temáticos a nuestro patrimonio fílmico. Si pensamos que durante el periodo que el cine nacional alcanzó la gloria: rumberas, charros, malandros y otros elementos del mundo rural mexicano invaden la pantalla grande, Buñuel introduce un cine que gradualmente se va alejando del melodrama comercial de la época. Sus historias dan cuenta de las paradojas y miserias de la especie humana; sueños, deseos y tabúes, casi siempre mezclados con una sutil crítica a la religión católica, revelan la hipocresía y otras desviaciones de la sociedad. En filminlatino tenemos 5 películas del capítulo mexicano de este brillante director y ¡no te las puedes perder!

Los ambiciosos (1959)

Una de las primeras coproducciones mexicano- francesas, por lo que resulta fabuloso ver a María Félix, junto a Gérard Philippe y Jean Servais hablando francés en locaciones exuberantes de México. Es una adaptación de Luis Buñuel en colaboración con Luis Alcoriza sobre la novela La fièvre monte à El Pao de Henri Castillou. En este filme, es la única vez que Buñuel dirige a María Félix, la fotografía la llevó Gabriel Figueroa. Es un drama sobre una isla en medio del Atlántico donde se instaura una dictadura militar que viola todo tipo de derechos humanos y acuerdos internacionales. La disputa por el poder propicia traiciones, asesinatos y demás intrigas entre el gobernador, su secretario y su mujer. Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia.

Ensayo de un crimen (1955)

Luis Buñuel y Eduardo Ugarte se “inspiraron” para escribir este guión sobre la novela homónima del mexicano Rodolfo Usigli. Archibaldo de la Cruz (Ernesto Alonso) es un hombre trastornado psicológicamente, pues se cree un criminal serial, pero eso no es más que un espejismo. El trauma, se remonta a su infancia cuando la institutriz que le cuidaba muere frente a sus ojos. La imagen del suceso le produce un gran placer y deseo sexual. Ya de adulto, se obsesiona por la muerte de las mujeres que le atraen en su vida, Lavinia (Miroslava), Patricia (Rita Macedo), Carlota (Adriana Welter) Cuando es interrogado, Archibaldo asegura ante el juez que él las ha matado. 

El ángel exterminador (1962)

Las máscaras, pretensiones y acuerdos sociales se van diluyendo en un grupo de burgueses que se juntan en una fina mansión para cenar tras asistir a una función de teatro, pero por alguna razón absurda se quedan atrapados en el salón. La crisis colectiva hace que su comportamiento termine por caer en la animalidad, en esta película, cada espectador se hace sus propias conclusiones del por qué están atrapados.

Viridiana (1961)

Incesto y adulterio, son las principales temáticas de Viridiana (1961). Silvia Pinal, encarna a una joven inmaculada que, antes de convertirse en monja visita a su tío. El viudo le ha pagado sus estudios, ahora Viridiana es una bella mujer, el viejo lujurioso se enamora de ella y aunque no es correspondido, insiste para luego suicidarse. Esta controvertida película, fue censurada por el Vaticano. Se filmó en Madrid en los estudios de Bardem, sin embargo representó a la delegación mexicana en el Festival de Cannes, donde Buñuel obtuvo la Palma de Oro y con él, México su primer premio de esta naturaleza.

Simón del desierto (1965)

La última película de Don Luis - que por cierto se quedó sin financiamiento por lo que tuvo que completarla como pudo- el resultado es una corta pero sorprendente pieza. Es la historia de Simón, un hombre profundamente religioso y casi santo (Claudio Brook) que decide hacer varios sacrificios en lo alto de una columna a la mitad del desierto, para estar más cerca de Dios y alejarse del mundo de los humanos. Cuando un joven monje, bien vestido y limpio le lleva pan, aceite y agua para que pueda sobrevivir en lo alto, Simón le dice a Dios “... Es un necio presumido, la más despreciable de tus criaturas es el hombre, su sola presencia me aleja de ti…”  Simón es tentado por varios personajes para abandonar su sacrificio, entre ellos su madre, un cura de su misma orden y hasta un enano bizarro, pero quien logra bajarlo de allí es el mismo Satanás. Un avión llega y el diablo en forma de mujer ardiente (Silvia Pinal) se lo lleva a una fiesta en Manhattan, N.Y, entre humo, bebidas y movimientos de cadera a un ritmo A gogo, baile que Simón no conoce pero se entrega a los placeres de la vida.


Publica un comentario

Sin comentarios