El CCC y sus 45 años de historias para las pantallas

Autor: Carlos Ramón Morales

El CCC y sus 45 años de historias para las pantallas

En 1975 El Padrino II de Francis Ford Coppola se llevó la noche de los premios Oscar de la Academia hollywoodense;la Palma de Oro de Cannes fue para la combativa Crónica de los años de fuego del argelino Mohammed Lakhdar -Hamina; los premios Ariel a Mejor Película los compartieron La choca de Emilio Fernández y La otra virginidad de Juan Manuel Torres.

Ese año también se fundaba uno de los institutos educativos fundamentales para la historia del cine mexicano: el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) abría las puertas a jóvenes que después serían los sonidistas, directores, fotógrafos, guionistas y productores más importantes del país.

Su primer director fue Carlos Velo; Luis Buñuel fungió como presidente honorario. Iniciaron cursos con las presencias más destacadas de aquellos años: Felipe Cazals, Nicolás Echaverría, Luis Estrada, Jorge Fons o José Luis García Agraz.Desde entonces, el CCC ha acompañado las altas y bajas, los retos y las oportunidades de nuestra cinematografía.

El 15 de julio de 2020 el CCC cumple 45 años.

Hay festejos numéricos: 601 películas, con 513 cortos y mediometrajes, y 87 largometrajes.

Hay festejos en el reconocimiento académico: The Hollywood Reporter la ha nombrado una de las mejores escuelas de cine del mundo en 2019, y la revista estadounidense Variety la considera en su lista de las Mejores Escuelas de Cine en 2020.

Hay festejos que se traducen en galardones: 1010 premios y reconocimientos; y más de 2200 festivales nacionales e internacionales durante la última década.

Hay festejos en la modernización y la inclusión: su área de Extensión Académica coordinó cursos en Durango, Guanajuato, Morelos, Michoacán y Tlaxcala; y para su convocatoria de 2021 apuesta por la paridad de género.

El festejo también llega a FilminLatino, con siete producciones que son una mirada histórica a las formas creativas y a las preocupaciones de sus estudiantes: dictaduras militares y movimientos estudiantiles, exploración de las identidades y la migración, mitos revolucionarios y canibalismo, son algunos de los temas que convocan al festejo.

Estas historias nos quiere contar el CCC en su aniversario 45:

¿Y si platicamos de agosto? (1980) de Maryse Sistach

El movimiento estudiantil de 1968 desde la cotidianidad: una mujer joven llega a la Ciudad de México y se hace amiga del adolescente que vive en la casa donde ella se hospeda. Mientras la relación se consolida, en los periódicos, los televisores y las sobremesas se comenta la gesta estudiantil.  Esta película mereció el Ariel al Mejor Cortometraje de Ficción en 1981.

El ojo en la nuca (2000) de Rodrigo Plá

Un joven uruguayo exiliado en México, Pablo, regresa a su patria: quiere enfrentar al homicida de su padre, desde una Ley del Duelo que le permite retarlo. Esta historia de Plá le mereció reconocimientos como el Ariel al Mejor Cortometraje de Ficción y Mejor Cortometraje en el Festival de Cine de la Habana.

Papá Iván (2000) de María Inés Roqué

Juan Julio Roqué participó en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y la organización Montoneros, grupos argentinos que enfrentaron al poder en los setenta. Roqué fue asesinado en 1977 y dos décadas después, su hija recoge imágenes y testimonios que le permitan recuperar sus causas y su abandono. Este documental mereció el Premio Coral al Mejor Documental en el Festival Internacional de Cine Latinoamericano de La Habana.

Los zapatos de Zapata (2001) de Luciano Larobina

¿De verdad asesinaron a Zapata? Si sobrevivió a la emboscada de la hacienda de Chinameca, ¿dónde está? ¿En Orizaba, en un país árabe, en el EZLN chiapaneco, en la estación del metro? Estas preguntas nutren el documental de Luciano Larobina, quien se apoya delarchivo histórico y testimonios de personas que viven en los territorios del Caudillo del Sur. Documental ganador del Premio India Catalina de Oro al Mejor Documental  en el Festival Internacional de Cine y Televisión de Cartagena, Colombia.

De ida y vuelta (2000) de Salvador Aguirre

Filiberto regresa a su pueblo, tras haber trabajado en Estados Unidos, yencuentra un ambiente desolador: su madre ha muerto, su novia se casó con su mejor amigo y el cacique de la región quiere apropiarse de un manantial. La ópera prima de Aguirre ganó Mejor Película en la Muestra de Cine Mexicano de Guadalajara, Mexico, Marzo, 2000 y el Premio FIPRESCI a la Mejor Película de Ficción de América Latina en el Festival de Cine de Mar de Plata.

De este mundo (2010) de  Fernanda Valadez

Sara sale del psiquiátrico con la decisión de dejar la ciudad. Quiere hacerlo con su hermano Carlos, la única persona en quien confía. Pero todo ha cambiado; ahora debe reconocer las nuevas situaciones y adaptarse a ellas. O insistir en alejarse de todo. Esta historia ganó Mejor Cortometraje Mexicano en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato Expresión en Corto.

Somos lo que hay (2010) de Jorge Michel Grau

Muere el padre y una familia de caníbales debe decidir cómo seguir con sus rituales. Una madre desesperada, una hija manipuladora y sus dos hermanos inseguros crean un ambiente de tensión hogareña mientras logran su objetivo: conseguir una nueva víctima para sus hábitos gastronómicos.  Esta ópera prima ha ganado Mejor Película Internacional en el Fantasia International Film Festival de Montreal, Canadá; y Premio del Jurado en el Chicago International Film Festival.

Además de estas proyecciones, el CCC tendrá conversaciones con los creadores de cada una de las películas. Inician el 22 de julio con el equipo de Somos lo que hay y seguirán todos los miércoles de julio y agosto, a las 20 horas, por su página de Facebook.

También, en el canal Youtube del CCC, habrá otras producciones de la escuela que cumplen diez años:Extravíos de Adriá Campmany, Hay un lugar. Anarquistas de la Ciudad de México  de Abril Schmucler, Durazno de Arlo Catana, Busco empleo de Francisco Valle y Dorsal de Pablo Delgado.

Publica un comentario

Sin comentarios