El club de los idealistas, una película entusiasta para una época de incertidumbre

Autor: Oscar Noel Ortiz

El club de los idealistas, una película entusiasta para una época de incertidumbre

El club de los idealistas (México, 2020), escrita y dirigida por Marcelo Tobar, cuenta la historia de un grupo de amigos que prometieron envejecer juntos. Años después, se reúnen para idealizar su futuro. 

Esta película protagonizada por Juan Pablo Medina, Claudia Ramírez, Tiaré Scanda, Nailea Norvind, Andrés Palacios, Yolanda Ventura y Tomás Rojas, llega en un momento muy importante ya que, después de tanto tiempo sin salas de cine, El club de los idealistas busca ser una película entusiasta para esta época de incertidumbre. 

Uno de los puntos más fuertes de este largometraje es la historia misma. A pesar de no tener una trama bastante compleja o difícil de descifrar, está bien llevada a cabo. Marcelo Tobar nos cuenta una comedia que no cae en lo ridículo e inverosímil. Construye una historia que va madurando poco a poco, en la que encuentra una oportunidad para explorar temas como el machismo, la homosexualidad, los problemas matrimoniales y los roles parentales. 

Al mismo tiempo, se toma el tiempo necesario para poder desarrollar a sus personajes y encontrar un equilibrio. Cada minuto que avanza, Marcelo va tocando fondo en cada personaje, los arcos narrativos de todos están bien llevados a cabo, y no se siente que alguien esté sobrando o que alguien no fue desarrollado. 

Otro gran acierto es el reparto, pues en escena se puede observar una buena química entre todos ellos, además de que tantas caras conocidas permiten que el espectador se crea que todos ellos son amigos íntimos de toda la vida, permite que empaticen con los personajes y que se sientan como un miembro más de ese grupo de amigos. 

Aunado a esto, y gracias al buen desarrollo que tienen los personajes, los actores y actrices hacen un buen trabajo. Las actuaciones se sienten naturales y verosímiles. Con esta película somos testigos de la capacidad actoral de todos, pero, hay que destacar el gran trabajo de Juan Pablo Medina

Por otra parte, hay que destacar el trabajo de Ramon Orozco, quien está a cargo de la fotografía. Visualmente está bien llevada a cabo, haciendo lucir los espacios en los que se desarrolla la historia, resaltando la naturaleza que rodea a los personajes.

Finalmente, El club de los idealistas es una película de comedia bastante diferente a las que siempre se presentan, ya que logra satisfactoriamente juntar la comedia con el drama. Con personajes bien estructurados y una crítica a distintos temas sociales dentro de la historia que dan pie a la reflexión, esta película resalta y logra mantenerse a flote hasta el final.

*Imágenes cortesía de Cinépolis Distribución 

Publica un comentario

Sin comentarios