El mundo de terror de Alejandro G. Alegre

Autor: Abraham Díaz

El mundo de terror de Alejandro G. Alegre

México es el mayor consumidor de cine de terror a nivel mundial, ya que tenemos una estrecha relación con él desde la década de los años 30. Ya fueran almas en pena, mentes perturbadas, vampiros de plástico, científicos locos, espectros vengativos, brujería y toda clase de monstruos, pasando por varios mitos y leyendas.

Al ser algo tan adherido a nuestra cultura entendemos porqué nadie en su momento paraba de hablar de El aro (2002) Chucky, el muñeco diabólico (1988), El conjuro (2013) y El exorcista (1973). Pero a veces en la sociedad actual se han dejado de lado producciones locales, y gracias a diversos festivales y muestras podemos acercar al público la existencia de los mismos.

Arrancamos con eso en mente. Hoy te queremos hablar de un director que ha logrado resaltar en la industria cinematográfica con sus producciones: Alejandro G. Alegre. Realizó sus estudios en comunicación social y de forma paralela estudió actuación con el método Strasberg (que se refiere a la memoria afectiva).

Fue cultivando su experiencia en el medio durante ya más de 10 años como camarógrafo y editor. Además tiene un trabajo secundario como freelance y colaborador en un programa de televisión nacional. Él mismo habla de como ha tenido que hacerse de un nombre, ya que no estudió ni en la ENAC (Escuela Nacional de Artes Cinematográficas) o en el CCC (Centro de Capacitación Cinematográfica).

Alejandro está muy orgulloso de hacer cine independiente así como lograr cosas que le han valido varios premios y nominaciones tales como: Mórbido Film Festival y Buenos Aires Rojo Sangre por Inicuo: la hermandad (2016); en el Festival de Cinema Fantàstic a Andorra y Linares Fantástico por Paciente 27 (2014);incluyendo sus cinco premios en Feratum Film Fesitval, y ser reconocido en el prestigioso Festival de Cannes. Pero lo más importante es el estilo propio de gestar sus películas y como evita la violencia explícita, eligiendo en su lugar jugar con la mente del espectador.

Algo que sin duda se resalta de Alegre es su pasión por lo que hace y sus ganas de sacar proyectos independientes adelante, sin importar las dificultades que se puedan llegar a suscitar en locaciones. Por ejemplo, el presupuesto de Inicuo: la hermandad (2016) fue de 160 mil pesos y se grabó en 14 días.

En una entrevista que dio a RadioTV.mx dijo: “Fíjate que te hace fuerte a ti querer contar una historia y explotarlo al máximo; y si no es así, asesórate y busca quien te pueda ayudar al respecto. No pierdes nada al preguntar”. Lo que nos deja es que en México la genialidad nunca ha impedido que grandes mentes plasmen el arte que transita en su imaginario, y nosotros te invitamos a que veas las películas mencionadas del director así como Los infectados (2011) y nuestro reciente estreno: El diablo me dijo que hacer (2019).

Publica un comentario

Sin comentarios