Familia sumergida: la muerte como preludio al escape

Autor: Paulina Abril Vázquez Reyes

Familia sumergida: la muerte como preludio al escape

La vida en familia no es como se ve en los comerciales de cereales, ni en algunas películas navideñas donde todo es perfecto y la mamá es la cuidadora incansable e inquebrable. No, la vida en familia es complicada, ruidosa y conflictiva, tal como la vemos en Familia sumergida (Argentina, Brasil, Alemania, Noruega, 2018). Ópera prima, dirigida por María Alché, que encuentra en su trama a la mujer apasionada y espontánea que ha pasado los últimos años de su vida en el papel agotador de madre y esposa. La muerte de su hermana y las ausencias constantes de su esposo son la pauta que redirigirá la vida de Marcela, interpretada sensiblemente por Mercedes Morán.

La potente luz vaporosa se vuelve un reflejo de la nebulosa en que su interior empieza a dispersarse; las circunstancias que la rodean encaminan a un desenlace inesperado para ella. Lo que puede parecer descabellado para algunos es la realidad en la que este filme muestra al ser humano, al sujeto femenino que se escapa de la condena que la sociedad ha preestablecido a las madres para así encontrarse con Ignacio (Esteban Biogliardi), otro ser perdido en su presente desolador. Como dijo Arturo Beristáin, en una entrevista para Cineteca Nacional, “Las coincidencias son citas con el destino” y así, el coincidir espontáneo de Marcela con el amigo de su hija mayor la lleva por veredas que encuentran su apoteosis en la efímera aventura romántica en la que estas dos figuras ven correspondido su querer.

Dentro de este filme se encuentran escenas peculiares en las que el ambiente se torna onírico: las personas se vuelven mariposas y las conversaciones irracionales se cargan de emociones que les dan sentido. Las voces se deforman y juegan en una intimidad lúdica que se interrumpe de vez en cuando por la escandalosa vida familiar. Dichas secuencias están cargadas además por los fragmentos más poéticos del guión, lo que logra una sensación desconcertante pero a la vez conmovedora y siniestra, este último adjetivo pensado como categoría estética.

Publica un comentario

Sin valoraciones