Filmar lugares familiares e historias cercanas, una retrospectiva al cine Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas

Autor: Grecia Juárez

Filmar lugares familiares e historias cercanas, una retrospectiva al cine Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas

La fiera y la fiesta (República Dominicana, 2019), la película más reciente de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas, está por llegar a las pantallas de cine del país. FilminLatino, en colaboración con Piano Distribución, hace una retrospectiva del trabajo conjunto de los directores cuyos filmes han transitado entre el cine documental y de ficción, mirando siempre hacia historias situadas en América Latina y protagonizadas por personajes con los que coincidieron y los marcaron.

Del 14 al 16 de mayo estarán disponibles, de manera gratuita, tres de los largometrajes realizados por esta pareja, el primero de ellos es Carmita (México, 2013), cuya idea surgió por casualidad cuando los directores conocieron a una actriz cubana emblemática de los años cincuenta, Carmen Ignarra. En esta cinta, Laura también aparece frente a la cámara como una persona del servicio de limpieza que trabaja para Carmen, así, le permite entrar en su intimidad para mostrar a la mujer de 80 años (en aquel momento), que recuerda con nostalgia los años dorados de su carrera en el cine. Ahora ya no vive entre los sets de filmación, sino en una casa de aspecto un poco abandonado, en Monterrey.   

Ya en la privacidad de las habitaciones es posible conocer la historia de una diva que vio su carrera truncada por los celos de su esposo, pero que conserva su carisma y recuerda con lucidez las anécdotas, versos y sueños que la acompañaron en aquella época. Este documental está disponible sin costo el viernes 14 de mayo.

La segunda cinta es Cochochi, una película realizada en México y estrenada en 2007, que sigue el viaje de dos hermanos rarámuris, Evaristo y Tony, quienes se encaminan en la misión de conseguir la medicina de su abuelo, al otro lado de la Sierra Tarahumara; para lograrlo, consideran indispensable llevar con ellos un caballo, la posesión más querida del abuelo, el cual se les pierde en el camino.

El primer trabajo en conjunto de estos directores —ella dominicana y él mexicano— es una cinta hablada casi completamente en rarámuri, que muestra el paso inocente y despreocupado de dos niños recién graduados de la primaria, hacia una mirada un poco más madura de su presente en la ruralidad, algo que es posible en la medida en que cada uno enfrenta las consecuencias de sus decisiones en un viaje personal y por separado. Cochochi estará disponible sin costo este sábado 15 de mayo.

Finalmente, la película que cierra la retrospectiva es Dólares de arena (2014), la adaptación de una novela homónima francesa que Laura e Israel hicieron suya al cambiar a los protagonistas masculinos por dos mujeres, una de ellas de la tercera edad, que viaja desde Francia a República Dominicana para pasar sus últimos años de vida. Ahí conoce Noelí, una joven que influenciada por su novio vive de ganar algunos dólares a costa de los turistas. 

Entre la tranquilidad de los paisajes dominicanos, florece una relación que va más allá de las conveniencias humanas y que surge de la soledad, pero también de la comprensión mutua de dos mujeres. La arena y el mar enmarcan una historia de amor improbable, que se sumerge en el mundo femenino, pero que también confronta dos realidades distantes, la holgura europea y el contexto caribeño en el que las carencias son cotidianas. Su fotografía, al igual que en trabajos previos como Cochochi, deja ver que los lugares abrazan y acompañan a sus personajes cuando es preciso. Este filme estará disponible sin costo el domingo 16 de mayo.

El cine de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas es fiel a los lugares y personas con las que han coincidido, de ahí que su filme más reciente, La fiera y la fiesta, rinda homenaje a una de las figuras más icónicas del cine dominicano y también familiar cercano a Laura; el director Jean-Louis Jorge. Luego de su muerte, la realizadora desarrolló una curiosidad por conocer la vida del hombre que la acompañó durante su niñez como su tío, así, escuchando anécdotas y conociendo a amigos en común, surgió la idea de contar su vida a través del personaje de Vera, una actriz cuya fama se ha desvanecido prácticamente por completo, pero que tiene la intención de llevar al cine el legado de su mejor amigo ya difunto, por lo que reúne a sus amistades de la época de los años 70.

Sin embargo, durante la filmación de la película empiezan a surgir inconvenientes que ponen en riesgo la realización, por lo que Vera tiene que lidiar con el miedo de no poder concluir el proyecto ni despedir a su amigo Jean-Louis como es debido.

La fiera y la fiesta llegará a los cines próximamente y esta retrospectiva ofrece una bienvenida o una revisión, depende de quien la mire, al cine de ambos realizadores. 

Publica un comentario

Sin comentarios