Juliette Binoche, de la introspección al personaje

Autor: Marcos Aguirre Salcedo

Juliette Binoche, de la introspección al personaje

“Nunca pienso demasiado en el pasado (...) porque creo que lo viví plenamente. Me encanta el presente, para mí es la clave de la felicidad. Y creo que la actuación se trata mucho del presente porque tienes que estar ahí mientras está pasando”, respondió Juliette Binoche en una entrevista al ser interrogada sobre su carrera y la ostentosa lista de directores y directoras con quienes ha trabajado.

Y es que 'La Binoche', apodada así por los medios de comunicación, ha tenido la oportunidad de trabajar con cineastas tan importantes como Jean-Luc Godard, Leos Carax, Louis Malle, Krzysztof Kieslowski, Chantal Akerman, Michael Haneke, Nobuhiro Suwa, Abbas Kiarostami, David Cronenberg y Claire Denis. Su capacidad actoral es tal que se ha ganado el respeto y la confianza del gremio cinematográfico.

Ella ha dicho que no elige cualquier papel que le ofrezcan sino aquellos que realmente la conmueven y eso lo sabe por pura intuición. Incluso se ha dado el lujo de rechazar interpretaciones para directores muy reconocidos, por ejemplo, se rehusó en tres ocasiones a trabajar con Steven Spielberg, incluído un rol en el filme Parque Jurásico (Estados Unidos, 1993) para en su lugar construir una de sus más importantes actuaciones en Tres colores: Azul (Francia, 1993).

Juliette comenzó su carrera en el cine con la película Liberty Belle (Francia, 1982) de Pascal Kané en un papel menor, tres años más tarde aparecería en Je vous salue, Marie (Francia, Suiza y Reino Unido, 1985) de Jean-Luc Godard. Ese mismo año haría su primer protagónico en Rendez-vous (Francia, 1986) de André Téchiné, película con gran recibimiento por parte de la crítica y con la que comenzó a abrirse paso en el cine francés.

En 1986 la actriz francesa participó en Mala sangre (Francia y Suiza, 1986) de Leos Carax, quien se convirtió en su pareja amorosa. Con este director también realizaría Los amantes del Puente Nuevo (Les amants du Pont Neuf, Francia, 1991), una de las cintas más memorables de la actriz.

Pronto sería llamada por Hollywood para participar en cintas como La insoportable levedad del ser (Estados Unidos, 1988) de Philip Kaufman, donde comparte créditos con Daniel Day Lewis y El paciente inglés (Estados Unidos y Reino Unido, 1996) de Anthony Minghella, filme que le valdría el Óscar como mejor actriz de reparto.

Binoche ha dicho en varias entrevistas que lo que le interesa a ella como actriz es encarnar papeles que realmente la conmuevan y le hagan hacer un ejercicio de introspección donde pueda evocar memorias y sentimientos para exteriorizarlos mediante el personaje; además de usar la imaginación y su cuerpo para transmitir emociones hacia el espectador. Se puede decir que este es su método de actuación.

La también actriz de teatro suele reflejar en sus interpretaciones mucho carácter y fuerza, lo que la lleva a tener gran presencia en pantalla. En Tres colores: Azul (Francia, Polonia y Suiza, 1993) de Krzysztof Kieslowski realiza el papel de una mujer que lo perdió todo y que busca seguir con su vida, su interpretación le valió el reconocimiento internacional como una de las actrices más destacadas del cine reciente.

Algunos años después trabajaría con Michael Haneke, uno de los cineastas más importantes de los últimos años, en Código desconocido (Francia y Alemania, 2000) y en Caché (Francia, 2005), filmes importantes que tuvieron presencia en festivales de cine europeos. Sería hasta el 2010 cuando 'La Binoche' conseguiría el premio a mejor actriz en el Festival de Cannes por la película Copia fiel (Bélgica, Francia, Italia, 2010) de Abbas Kiarostami.

En los últimos años ha encarnado papeles en películas muy diversas que van desde Cosmópolis (Francia y Canadá, 2012) de David Cronenberg o el éxito taquillero Godzilla (Estados Unidos, 2014) de Gareth Edwards hasta sus colaboraciones con la directora Claire Denis en Una bella luz interior (Francia, 2017) y High life (2018), próxima a estrenarse en salas.

Juliette Binoche se ha convertido en una de las actrices más importantes de los últimos años por su calidad actoral en pantalla; ya no es ella quien busca a los mejores cineastas sino ellos son los que la llaman para maravillar con su interpretación.

Publica un comentario

Sin valoraciones