Las mujeres invisibles: el reclamo del rol de género en el hogar

Autor: Paulina Abril Vázquez Reyes

Las mujeres invisibles: el reclamo del rol de género en el hogar

Las mujeres invisibles (México, 2018) es un corto de contundente dirección por parte de Pablo Cruz Villalba que a la vez es un ejercicio de reivindicación del valor del trabajo doméstico, mismo que recae desde tiempos inmemoriales de manera ortodoxa y dolorosa en el género femenino.

“Pareciera que nosotras por haber nacido mujeres tenemos que hacer ese trabajo”, es la ostensible afirmación de Hipólita, encarnada por Ana Laura Aquino Gaspar, quien forma parte de una narrativa que desglosa desde un espacio personal la identidad de las mujeres dentro del espacio doméstico.  Al mismo tiempo que la fotografía de MFCH que acompaña a este filme y acerca desde la intimidad y la contemplación a la vida que lleva Hipólita al servicio del señor Samuel (Jacobo Lieberman). La película describe visual y auditivamente las jornadas de trabajo en la impresionante residencia, así como la rutina que ha llevado la protagonista durante la mayor parte de su vida: barrer, cocinar, lavar, servir, limpiar y repetir. Las obligaciones mal pagadas ven llegar su fin el día en que la intrusión del señor Samuel a su privacidad rompe la permisividad haciendo que ella tome el lugar que merece, sentándose a la mesa a comer lo que ella preparó en un enfrentamiento cara a cara.

La precisión es la fortaleza que caracteriza a esta producción que señala el contraste que representa la diferencia de clase, género, raza y educación así como define la relación de estos dos personajes que, bajo un mismo techo, viven realidades abismalmente diferentes.

Visibilizar con éxito estas singularidades no es más que el resultado del esfuerzo y trabajo del equipo que acompaña a Cruz Villalba, el cual escribió el guión de la mano de Ana Laura Aquino y, ¿quién mejor que ella para representar a su personaje principal? Ya que desde sus 13 años laboró como trabajadora del hogar y hoy en día su ocupación en favor delos derechos humanos de las mujeres ha rendido sus frutos con la constitución del primer Sindicato Nacional de Trabajadores y Trabajadoras del Hogar (SINACTRAHO), del cual ella es secretaria general colegiada.

Pablo Cruz Villalba dirige orgullosamente este breve guiño a la vida privada, con la simplicidad ética y estética que posibilita convertir a  Las mujeres invisibles, en mujeres visibles, en seres humanos manifiestos, que existen e importan.

Publica un comentario

Sin valoraciones