Los lazos familiares en el cine de Hirokazu Kore-eda

Autor: Sharely Cuellar

Los lazos familiares en el cine de Hirokazu Kore-eda

Hirokazu Kore-eda podría considerarse uno de los cineastas contemporáneos mejor consolidados y con una línea temática bien definida en su filmografía. No fue sorpresa que el realizador, quien es visto por algunos como el heredero del cine de Yasujiro Ozu, haya obtenido la Palma de Oro en el Festival Internacional de Cine Cannes por su último largometraje titulado Un asunto de familia (Shoplifters, 2018), mismo que formó parte de la programación de la 16ª edición del Festival Internacional de Cine de Morelia, y marca el triunfal regreso del realizador japonés a las historias sobre lazos familiares.

Si bien la filmografía de Kore-eda es mucho más vasta, en De tal padre tal hijo (Japón, 2013) la sensibilidad del director se definió por un estilo que desarrollaría en sus siguientes largometrajes: sus frustraciones, preocupaciones y momentos de satisfacción como padre de familia serían la fuente de inspiración para presentar una compleja, dolorosa y reflexiva situación en la que dos parejas se enteran de que sus hijos fueron intercambiados en el hospital donde estos nacieron, así que deberán debatir si el valor de la sangre pesa más que el de la crianza. ¿El tiempo de convivencia es lo que los unió o deben apegarse a la estricta concepción de familia biológica? Esta pregunta se replantearía en Un asunto de familia, su último largometraje.

Nuestra pequeña hermana (Japón, 2015) se desenvuelve en una familia de cuatro mujeres, hermanas como el título señala, que se unen cuando su padre fallece. Sin embargo, este no es el único que se mantiene ausente; el rol paternal y maternal está desdibujado entre una abuela conservadora, una madre desentendida de sus hijas y una madrasta sin interés en la pequeña Suzu. La situación obliga a las protagonistas a asumir un carácter más maduro e independiente, lo que permite conocer diferentes matices de cada una. En Tras la tormenta (Japón, 2016) Kore-eda retoma aspectos biográficos para contar la historia de un escritor que se ha divorciado, gasta su dinero en apuestas y debido a eso se ve impedido en mantener a su hijo de 11 años. De nueva cuenta el director nos sumerge en un difícil conflicto familiar donde se desafiará la voluntad de los personajes y a la vez las emociones del espectador.

Su último largometraje en salas fue El tercer asesinato (Japón, 2017), un thriller que por poco convence a sus seguidores de que finalmente se proponía a explorar otros temas y géneros; no sucedió. Un asunto de familia, el último largometraje del director nipón, está en salas mexicanas. En el filme una familia de ladrones se encuentra con una niña a la que deciden adoptar y cuidar de la mejor manera que les sea posible; los lazos personales, las costumbres y los juicios sociales son de nueva cuenta la columna vertebral en la obra de Kore-eda. En FilminLatino puedes acercarte a los trabajos anteriores de este cineasta.

Publica un comentario

Sin valoraciones