María Sabina: un viaje por los rituales del alma

Autor: Javier Martínez Ramírez

María Sabina: un viaje por los rituales del alma

María Sabina, un nombre que traspasó fronteras e hizo voltear los ojos del mundo a Huautla, un pequeño pueblo indígena en Oaxaca con tradiciones milenarias que albergó entre sus habitantes a una mujer considerada por algunos sacerdotisa, chamana, curandera, o vendedora de sueños.

Grandes investigadores de la época, intelectuales, políticos, escritores, poetas, músicos, y más de un curioso, se adentraron a este recóndito lugar para conocer de primera mano a la mujer sabia. La que cura con las manos con ayuda del lenguaje de “los niños santos”, como María Sabina nombra a cierta variedad de hongos con propiedades alucinógenas que utiliza en sus rituales nocturnos para sanar el cuerpo y el alma de las personas enfermas.

Una mujer que aceptó su destino y utilizó su don para leer e interpretar el lenguaje del alma humana a pesar de su condición analfabeta, ya que la pobreza la acompañó a lo largo de su vida: “no tenía nada, solo hambre y frío”.

En 1969, el director mexicano Nicolás Echevarría —en ese entonces estudiante— se interesó y fue en busca de aquel mundo espiritual. De ese viaje surge el documental María Sabina: mujer espíritu (México, 1979), cinta que retrata la vida cotidiana de María Sabina a sus 70 años de edad, donde la cámara logra captar la magia y misterio que encierran los rituales indígenas que son una combinación de tradiciones católicas y prehispánicas.
Esta y otras cintas del realizador Nicolás Echeverría, como Cabeza de vaca, El niño Fidencio: el taumaturgo de espinazo, Teshuinada y Poetas campesinos, podrás encontrar en el catálogo de FilminLatino; producciones que en su mayoría abordan el tema del universo indígena, uno de los intereses primordiales del realizador mexicano.

Debido a la importancia de esta película, la versión disponible en la plataforma es de gran calidad debido al proceso al que fue sometida en el laboratorio de restauración digital de la Cineteca Nacional para su digitalización, estabilización de color y sonido, gracias a una iniciativa del Instituto Mexicano de Cinematografía por preservar las joyas cinematográficas del país.

Publica un comentario

Sin valoraciones