Mi papá se llama Lola

Autor: Paulina Abril Vázquez Reyes

Mi papá se llama Lola

El inicio siempre se encuentra al final y es así como principia este enternecedor filme que dotado de una sensibilidad extraordinaria, logra conmovernos profundamente.

El cineasta franco-argelino Nadir Moknèche, es el orgulloso director de este filme que provee cada escena de la más genuina empatía, tanto por los personajes como por su historia. De esta manera se nos presenta a Lola Pater (Fanny Ardant), una mujer transexual que se reencuentra con su hijo Zino Chekib (Tewfik Jallab) después de haberlo abandonado 25 años antes y por el cual se verá confrontada con su pasado y la posibilidad de tener un vínculo afectivo con él en el futuro.

A lo largo de los 95 minutos que comprende esta emotiva producción, nos mantenemos atentos a la compleja situación que engloba a los personajes. La historia se retrata con sutileza y evita ahondar a en la evidente interseccionalidad que representa Lola para así subrayar las relaciones emocionales, centrar la atención en los seres humanos y no en el género que representan. Así la película logra evadir el morbo que usualmente se genera al ver este tipo de personajes y redirige el foco a la trama sostenida por la espléndida actuación de Fanny Arandt, encargada de dar vida a esta elegante, femenina y desenvuelta bailarina.

En conclusión, la mancuerna que logra la dirección de Nadir Moknèche más la eficiente fotografía a cargo de la experimentada Jeanne Lapoirie, relatan una historia directa, sencilla y conmovedora que alude al espectador a empatizar, sensibilizarse y disfrutar sin más complicaciones de esta formidable película.

Publica un comentario

Sin valoraciones