MyFFF2019: 'Falsos tatuajes'

Autor: Leonardo Olmos

MyFFF2019: 'Falsos tatuajes'

El punk, otrora revolución cultural que desempeñó un papel más o menos importante en movimientos contra el sistema y la represión autoritaria en la década de los setenta, fue poco a poco diluido en música garage estruendosa y letras de enojo injustificado en canciones escritas por bandas de incipientes pubertos medianamente inconformes. Y como en esa canción punk: la crudeza espontánea, el discurso disruptivo sin pulir y el ingenuo sentido del activismo político se presentan en el entorno de Théo, un chico con 18 años que acude al recital de un grupo a todas luces enojado con la autoridad. En su soledad y enfurruñada catadura, Théo es desarmado por Mag, mujer de 19 años con ojos azules y actitud liberada que no se encoge cuando dice que le gusta Beyoncé al lado de oscuros seres alternativos de pantalones rotos y cadenas en el cuello.

Una conversación melómana filmada en una sola toma abre el primer largometraje de ficción de Pascal Plante, en donde dos personalidades opuestas descubren que las cosas funcionan mejor sin máscaras ni pretensiones: del lado de Théo, quien usa el delineador de su madre para pintarse un rudo tatuaje en su brazo antes de enfrentarse al submundo del punk rock; del lado de Mag, quien toma la iniciativa de la naciente relación entre ambos sin temor a ser intrusiva.

Falsos tatuajes describe el momento después de un concierto donde alguien sale ensordecido y con un doloroso zumbido en los oídos enfrentándose de nuevo al entorno familiar que enmarca sus días, ese momento donde aquella persona se da cuenta que en realidad no es lo que fingía hace unas horas, ese momento en donde Théo regresa a ser el niño callado y taciturno que no se queja y que no llora a pesar de que su casa en penumbras le provoca justo un derrumbe. Penumbras que contrastan con la luminosa figura de Mag en el desarrollo de una intensa relación amorosa en un ciclo de verano con elementos de propios del documental y de las canciones punk: el fatalismo de dos adolescentes que ven difícil culminar su relación por situaciones fuera de su control. Y como aquella canción ruda y furiosa, Falsos tatuajes cuestiona las verdaderas razones por las que alguien ocultaría sus sentimientos y la sosegada pasividad del corazón que no se entrega por miedo a ser lastimado. Un filme que se siente fresco y vital más allá de la suciedad y charcos de cerveza de su escenario.

Película que estuvo disponible del 18 de enero al 18 de febrero en FilminLatino con motivo de la novena edición del My French Film Festival.

Publica un comentario

Sin valoraciones