Nada hay más que nosotros: Los adioses

Autor: Ricardo Navarijo

Nada hay más que nosotros: Los adioses

La realizadora Natalia Beristáin (No quiero dormir sola, 2012) retrata de manera brillante y sutil la vida íntima de Rosario Castellanos (1925 – 1974), escritora mexicana e ícono del feminismo en la década de los años sesenta. Sin caer en la biopic cotidiana, Beristáin logra una aproximación al ámbito intelectual y profesional que rodeó a Castellanos, pero principalmente a la mujer y vicisitudes de su vida amorosa.

La cinta Los adioses (México, 2017) nos ubica a principios de los años cincuenta en la Ciudad de México, donde la joven Rosario —interpretada por Tessa Ia (Después de Lucia, 2012)— va en contra de una sociedad regida por hombres, dueña de una conciencia social adelantada a su tiempo que rápidamente la llevará a convertirse en una de las escritoras más relevantes de la literatura mexicana. 

En la cúspide de su carrera nos encontramos con Rosario Castellanos, más madura, interpretada ahora por Karina Gidi (Abel, 2010), en el papel que la hizo ganar mejor actuación femenina en la pasada edición del Ariel; y su turbulenta historia de amor con el filósofo Ricardo Guerra, encarnado por dos actores distintos, ya que en la película convergen dos temporalidades: en su juventud por Pedro De Tavira (En la sangre, 2015) y en la madurez por Daniel Giménez Cacho (Profundo carmesí, 1995).


El tratamiento de la película es más bien una biografía atípica, huye del encasillamiento que suele otorgarse a las feministas y se desarrolla paulatinamente para narrar un testimonio que se mantiene vigente desde la década de los cincuenta hasta el día de hoy.

“Los adioses surge más de una búsqueda personal alrededor de temas sobre la feminidad, el feminismo, la maternidad; preguntarme si el ser mujer de alguna manera está determinado por un contexto histórico, social, cultural, político, o abordado a través de la relación de una pareja”, comentó la realizadora Natalia Beristáin en entrevista para FilminLatino.

Sin embargo, la realizadora reivindica el trabajo y lucha feminista de Castellanos mostrando el lado humano y falible de la mujer en la intimidad de su casa, las constantes batallas a librar contra su esposo, y su postura dominante que cuestiona en todo momento su lugar en la relación.

“Es una película en la que todo lo que está sucediendo, en realidad, lo puedes identificar el día de hoy; te hace hablar del tema, poner todo en perspectiva y decir: capaz yo vivo en una situación similar”, compartió Tessa Ia.

La riqueza de Los adioses radica en que rescata la importancia del discurso y lucha íntima de las mujeres para sobreponerse a las ataduras sociales, y es una película más que necesaria en nuestro tiempo.

Es poder tomar conciencia y decir: ¡hasta aquí, se acabó! Porque todavía en 2018 nos podemos seguir identificando con ese comportamiento y lo importante es no perdernos, sin ceder más actos de amor y sin romantizar el abuso como forma de vida”, concluyó la actriz Karina Gidi.

Los adioses se estrena el 24 de agosto en las salas mexicanas.

Publica un comentario

Sin valoraciones