Nos vemos, papá: los recuerdos perdidos entre los lindes del cariño y lo erótico

Autor: Paulina Abril Vázquez Reyes

Nos vemos, papá: los recuerdos perdidos entre los lindes del cariño y lo erótico

“¿Qué tal si clavamos losojos más allá de la infamia para adivinar otro mundo posible?”

Eduardo Galeano

Dentro de una casa antigua, bien ubicada que denota la opulencia de una época casi extinta, es dónde comienza el día de Pilar. Su vida transcurre en el cotidiano ritual de atender a su padre antes de irse a trabajar, sin embargo su camino se corta abruptamente una tarde común en la que se encuentra de frente con el fallecimiento de su padre.

Deshecha tras la pérdida de su padre, Pilar, busca ponerse a flote aferrándose a sus recuerdos. Comienza a revivir poco a poco, a la par que trae su infancia y sus memorias al presente. Revive a su padre en su mente y lo encuentra también como hombre, como amante. La soledad que envuelve a nuestra protagonista se convierte en su aliada más ferviente cuando encuentra en ella la intimidad que la re-conecta con el hombre de su vida, al único al que ha amado siempre.

La ópera prima de Lucía Carreras, Nos vemos papá (México 2011), resulta en un filme especialmente interesante puesto que también fue ella la guionista que nos trae al maravilloso personaje de Pilar, interpretado sensiblemente por Cecilia Suárez. Este filme polifacético versa no solamente sobre la locura acentuada por la muerte, también muestra un particular énfasis en los lazos afectivos dentro del núcleo familiar, la infancia, los recuerdos, el ser mujer cuidadora de los otros y el duelo convertido en ensoñación erótica.

Con fragmentos concisos y secuencias cuyas tomas de cámara revuelven el pasado con el presente en una exquisita luza veces cálida pero mayormente atenuada, paulatinamente nos involucramos con sus personajes, todos trastornados por el amor. El cariño de José, (Arturo Barba) su hermano mayor que busca protegerla, no le permite ver con claridad la desoladora realidad en la que vive Pilar. Su pequeña hija idolatra a su tía y comienza a imitar sus conductas erráticas; Gabriela, cuñada de Pilar, ante esta alarma pide varias ocasiones a José, que tome cartas en el asunto. Como consecuencia, José, se da cuenta de la condición de Pilar y no encuentra más remedio que permitirle vivir a su muy particular manera.

Todo el filme está cargado de una tensión extraña en la que pacientemente esperamos comprender qué le sucede a Pilar, este particular personaje que nos encanta con su silencio y sus conductas hurañas que sólo logran normalizarse al estar a solas con su padre.Pilar está irremediablemente enamorada de un fantasma argentino, vive en el pasado y entre mezcla su realidad con sus deseos más íntimos.

Publica un comentario

Sin valoraciones