Nuestro Cine MX: la recuperación de nuestras historias en las pantallas

Autor: Carlos Ramón Morales

Nuestro Cine MX: la recuperación de nuestras historias en las pantallas

No existe una sola forma de ver una película: el ánimo, la compañía, el día o la noche, la gran o la pequeña pantalla modulan la experiencia. También las curadurías, los ciclos, las propuestas que dotan a los filmes de nuevas resonancias. Nuestro Cine MX, iniciativa de un colectivo de cineastas independientes, ofrece una nueva mirada de títulos clásicos y contemporáneos: la búsqueda de la calidad, la ambición en la propuesta, la renovación de una mirada ávida de pantallas desde el encierro sanitario. 

La pandemia del COVID-19 cierra las salas de cine e impide que veamos muchas de las películas que estaban listas para 2020. En paralelo, las plataformas digitales improvisan ofertas de viejas y nuevas historias que recobran bríos y acompañan nuestros encierros.

Primero parecían paliativos: entretener a los confinados con clásicos o títulos medianamente célebres, que competían con las clases de yoga, los conversatorios de literatura o los tutoriales para aprender a hacer un pastel. Poco a poco la oferta se ha sofisticado: cadenas comerciales, institutos públicos o privados de cultura, festivales o servicios VOD hacen suyas las plataformas y desde los títulos hasta las curadurías, diseños de ciclos, muestras, selecciones de festivales, agregan valor a las exploraciones cinéfilas.

Ya no se trata solo de ver una película. A dos meses de iniciado el encierro, las miradas se han entrenado, son más exigentes, buscan que la siguiente historia participe de una red de ideas, sensibilidades, consignas: el cine desde las plataformas adquiere significados que trascienden la vocación mercantil de las carteleras.

Nuestro Cine MX participa de estas iniciativas, que hacen de su propuesta un valor en sí mismo. Lo organiza un colectivo de cineastas mexicanos independientes que busca visibilizar el cine mexicano producido con apoyo del Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine) del Imcine.

Las películas apoyadas por el Foprocine desde 1998 apuestan por historias, tratamientos y ambiciones autorales que trascienden la propuesta comercial. Son películas que piden la participación activa de su audiencia, que cifran ideas y estéticas originales en sus imágenes y argumentos.

En muchas ocasiones, su propósito no coincide con los parámetros de las salas comerciales, de ahí su vida efímera: ruta de festivales, circuitos culturales, alguna presentación esporádica en muestras o ciclos de nichos específicos.

Nuestro Cine MX busca darle nueva vida a estas producciones: “El cine produce memoria, sacude almas y construye pensamiento crítico, cuando se ve. Si no se ve, no hay”, explica el colectivo en su comunicado. Más de 400 películas constituyen el acervo fílmico apoyado por el Foprocine; un corpus que acaso cuente, mejor que ningún otro programa, la diversidad y complejidad de los discursos fílmicos nacionales. Nuestro Cine MX tiene el apoyo del Imcine, FilminLatino, el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), la Escuela Nacional de Artes Cinematográficas (ENAC), Ambulante y la comunidad de trabajadores del cine mexicano.

La muestra inicia el domingo 7 de junio con La ley de Herodes (Luis Estrada, 1998) y Flor en otomí (Luisa Riley 2011). Cada martes se anunciarán dos nuevos títulos, que podrán mirarse sin costo durante toda una semana en nuestro catálogo.

El cine mexicano busca nuevos bríos, quiere mostrar su novedad y su pertinencia más allá del entretenimiento. Quiere ser una maquinaria de imágenes, sensaciones e ideas, que participe de los diálogos del encierro, que germinen los diálogos que también deberemos tener en la nueva normalidad.

Publica un comentario

Sin valoraciones