¿Quién fue Jaime y qué queda de él en nosotros?: Sin Dios y sin diablo, Jaime Sabines y sus lectores

Autor: Paulina Abril Vázquez Reyes

¿Quién fue Jaime y qué queda de él en nosotros?: Sin Dios y sin diablo, Jaime Sabines y sus lectores

“Hombrecito, ¿qué quieres hacer con tu cabeza? ¿Atar al mundo, al loco, loco y furioso mundo? ¿Castrar al potro Dios? Pero Dios rompe el freno y continúa engendrando magníficas criaturas, seres salvajes cuyos alaridos rompen esta campana de cristal.

Rosario Castellanos, del poema Dos meditaciones

¿Uno realmente puede ser conocido a través de lo que se dice de lo que uno fue? Es una pregunta difícil. Las subjetividades de cada sujeto así como sus experiencias influyen inequívocamente en su opinión, sin embargo no es una coincidencia que han pasado ya  21 años del fallecimiento de Jaime Sabines, y desde que el poeta estaba vivo su obra literaria le convirtió en leyenda.

Si bien Sin Dios y sin Diablo: Jaime Sabines y sus lectores (México, 2016), se encausa en ahondar sobre el ser poeta de Sabines, en ensalzar la figura romántica de él a través de los testimonios de quienes fueron y hasta ahora continúan siendo sus lectores, podemos abordar su poesía desde un territorio personal en el que la posibilidad de apropiarnos de sus palabras siempre está latente y es casi una condición a la hora de consumir sus versos.

Este poeta, y alguna vez político, estampó en sus letras su sentir de hombre, de ser humano, lo que ha conmovido hasta nuestros días a las almas iberoamericanas que buscan aún alguna comprensión, algún consuelo y se reflejan inevitablemente en sus versos. ¿Cómo es que la obra de Sabines ha logrado incidir en este vasto público hispanohablante, más allá de sus interseccionalidades? Responder sería arrogante, sin embargo, podemos darle réplica a esta pregunta través de otra indagación: ¿será porque toca temas cotidianos, carnales y abrumadores? Es que son pocas y pocos quienes pueden confesar nunca haberse sentido delirar de amor, de coraje o de soledad. Me imagino que ha de ser por la franqueza y sequedad de sus palabras bien escogidas y contundentes que entran en uno sin anunciarse. A lo mejor fue que decidió versar siempre desde su contexto empírico y de ahí su autenticidad.

Contemporáneo de muchas escritoras y escritores mexicanos de una época deslumbrante en la que las letras valían más que las imágenes, hizo destacar y perdurar su poesía en las bocas de las gentes que le conocieron a través del papel. Es que uno al leer poesía con la que se identifica, que le toca, que le envuelve, comienza a pensar que el poeta le escribió personalmente, que cada verso de cada estrofa lleva una dedicatoria tácita dirigida única y exclusivamente a usted.

Y así, cada lector y lectora retratados en este documental de Claudio Isaac, quien fue amigo personal de Sabines y su ferviente lector, enuncian los sentimientos que provocó este poeta en personas de todos lugares y tiempos. No solamente le leyeron; se volvieron íntimos de la soledad, de la pasión y de la amargura de su poesía. Porque sencillamente todas y todos somos sensibles y tenemos afectos, solo que a veces a algunas y algunos cuantos les sale rimar y escribir con todas las entrañas en el papel. Ahí reside la razón de su vigencia: se mantiene después de su desaparición somática y sigue respirando en el aliento de quienes aún recitan sus versos.

Publica un comentario

Sin valoraciones