Sin aliento: el nacimiento de la Nueva Ola francesa

Autor: Jean-Christophe Berjon

Sin aliento: el nacimiento de la Nueva Ola francesa

Filmada en 1959, Sin aliento (À bout de souffle) puede ser considerada como una de las películas más importantes e influyentes de la historia del cine. La ópera prima del —en aquel entonces— crítico de Cahiers du Cinéma, Jean-Luc Godard, impulso el nacimiento de la Nueva Ola francesa y marcó con total libertad un cambio decisivo en la manera de escribir narrativa, y visualmente de producir y de pensar el cine. 

Godard filma sin presupuesto y se inspira de una trama de François Truffaut, pero juega con las referencias de un cierto cine negro que le fascina (Melville, Preminger, Bogart…), autorizándose cualquier tipo de digresión o citación (tanto cinéfila como literaria). Más atrevido todavía, JLG estructura su película alrededor de un “rebelde sin causa” deliciosamente provocador, personaje detestable, mentiroso, indigno en muchos sentidos, excesivamente violento, y sin embargo dandi encantador y romántico. Nunca el cineasta quiere consentir al espectador, sino que le provoca, dejándolo con un final rudo. ¡Los ideales destructores del 68 francés aparecen ya claramente en la mente de Godard! 

La libertad de tono es impresionante. Jean-Paul Belmondo espectacularmente insolente, incontrolado, encarna la filosofía casi anarquista de Godard. ¡Hasta se atreve a hablar directamente a la cámara! El sentido de improvisación constante no se limita a los actores. Su energía es trascendida por el cinefotógrafo, el excelente Raoul Coutard, usando una cinta ultra sensible que solo usaban algunos fotógrafos y evolucionando cámara en mano o al hombro, en decorados naturales, sin luces adicionales y con sonido directo. 

Y son muchos los efectos de modernidad inéditos en 1960. Por ejemplo en términos de edición. Godard rechaza los códigos estéticos autorizados, y proscribe las clásicas disolvencias en fin de secuencia u otros efectos “elegantes”. JLG prefiere cortes abruptos y, por primera vez, a veces dentro de una misma escena provoca una sensación caótica, improvisada, casi seca, de imágenes robadas. 

El frenesí libertario generado por Jean-Luc Godard y su espontaneidad dejaron literalmente a las audiencias sin aliento. Casi 60 años después su obra es igual de impactante, reflejo inigualable de una búsqueda formal histórica decisiva.

@JC_Berjon tiene una sola pasión: el buen cine. Ha dirigido la Semana de la Crítica del Festival de Cannes y fue programador del Festival de Biarritz. Actualmente vive en México, es conductor de televisión y asesor de festivales.

Avatar por defecto de un usuario ya dado de alto
Los comentarios despectivos y los spoilers serán moderados. Si tienes cualquier problema escríbenos a soporte@filminlatino.mx