Sin manual: los cimientos del arte

Autor: Sharely Cuellar

Sin manual: los cimientos del arte

Documental dirigido por Francisco González Piña que presenta las dificultades a las que se enfrentó un equipo de construcción en Puebla, México, para poner en pie una edificación ideada por el reconocido arquitecto japonés Toyo Ito. Esto fue algo sin precedentes para los involucrados, prácticamente una azaña hecha sin manual que debió ejecutarse en 27 semanas desde la planeación, elección de materiales, proceso de ensamblado, acabados y presentación final del inmueble.

La oportunidad de narrar desde el interior de un inmueble como el Museo Internacional del Barroco lleva al público a mirar más allá del concreto. Este lugar representa no sólo un techo con paredes, es un trabajo artístico que involucró el esfuerzo, paciencia e interés de muchas personas que se vieron lejos de casa para manetenerse al pie del cañón en el desarrollo del histórico acontecimiento.

Toyo Ito es un arquitecto de talla mundial que recibió en 2013 el Premio Pritzker, convirtiéndose en uno de los mejores en su rama con reconocimiento internacional. Su trabajo ha llegado a sitios como Francia, Bélgica, Reino Unido, España y Japón en repetidas ocaciones. El museo es el primer trabajo que realizaría en México y por eso fue necesario buscar a la compañía constructora que se sintiera con la capacidad de concluir el trabajo y además en 27 semanas.

Parte relevante del documental es que no solo se enfoca en la maravilla de hacer posible una construcción como esta, sino que pretende mostrarnos los rostros e historias de muchos trabajadores que sacrificaron tiempo con sus familias para llegar hasta el final del proyecto. Sin dejar de lado el aspecto político que influyó en la presión de concluir con mayor velocidad.

El Museo Internacional del Barroco representa más que una construcción, más que la belleza de su geometría y sus paredes o sus acabados; el edificio es la unión de voluntades para hacer realidad una obra artística destinada a trascender nuestro tiempo y permanecer como testigo de nuestra historia.

Publica un comentario

Sin valoraciones