Yo no soy guapo: orgullo, identidad y fiesta en el barrio

Autor: Sharely Cuellar

Yo no soy guapo: orgullo, identidad y fiesta en el barrio

Gratis para usuarios registrados en territorio mexicano, solo el 8 de noviembre.

Realiza tu registro.

Desde este fin de semana se podrá ver en salas Yo no soy guapo (México, 2018) de Joyce García y, a la par, tenemos el estreno de este documental en la plataforma. La película estará disponible únicamente por 24 horas, durante el viernes 8 de noviembre para usuarios registrados que se encuentren en territorio mexicano. Esta producción inició como el proyecto de tesis de la realizadora y ahora ya ha tenido un recorrido de exhibición a través del Festival Internacional de Cine de Los Cabos, Ambulante, el Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF), entre otros espacios culturales.

El documental contiene una gran fuerza emotiva, que a su vez genera empatía natural por sus protagonistas. La música y el cine se unen para hacer vibrar a los espectadores, a quienes les será muy difícil no dejarse llevar por el ritmo del barrio. Se escucha la cadencia de la música y el pie derecho busca colocarse frente al izquierdo, se marca el paso, ahora toca a la inversa y el pie izquierdo se coloca incontrolablemente frente al derecho y la cadera se menea; el volumen baja y estamos preparados para el saludo que va cargado de orgullo por pertenecer a una comunidad que hace todo lo que está en sus manos para proteger su identidad y a su gente. La calle es la pista.

Guadalupe Atlacomulco, apodada "La Cigarrita", desnuda las entrañas de La Merced y Tepito a través del ambiente de los sonideros, narra la historia que le fue contada y también su propia experiencia para dimensionar la importancia de mantener vivos estos encuentros con la identidad mexicana. Su profundo amor por la cultura popular, el baile y la música, la convierten en guardiana del sano esparcimiento para la gente, tanto de su generación como de las que le han seguido. "La Cigarrita", acompañada por Ricardo Mendoza "El Duende", no pretenden suavizar su contexto y las duras experiencias que han atravesado. La represión de la autoridad, la resistencia de personas que solo quieren bailar y una generación que está sumergida en la desventaja socioeconómica, en el consumo de sustancias ilegales y en esa falta de oportunidades, se confrontan y matizan el entorno de una de las actividades más abrazadas en los barrios populares de la Ciudad de México.

Ambos protagonistas del documental tienen una apertura genuina frente a Joyce como si se tratara de un miembro de la familia a quien pretenden explicar cómo fueron las cosas hace años y cómo se vive el barrio ahora. "Joyce nunca dijo '1, 2, 3, 4, se graba', nunca fue así, estábamos con ella y veíamos que tenía su cámara pero pensamos que tomaba fotos y cuando finalmente vimos la película hubo lágrimas, mías y de otras personas", resaltó "La Cigarrita" para ilustrar esa naturalidad en la cineasta para relacionarse y registrar la importancia de hacer que el sonidero permanezca accesible para la gente pero principalmente para los jóvenes. La directora habló de personas involucradas en los sonideros y enfatizó que ellos "tienen un proyecto de vida que va más allá de tocar".

Yo no soy guapo está gratis en FilminLatino por 24 horas, solo el 8 de noviembre, y también puede verse en salas nacionales.

Publica un comentario

Sin valoraciones