7.6

Festival, los primeros surcos jazzísticos de Veracruz

· 22min.

Una banda de jazz residente de la ciudad de Xalapa, Veracruz, pasa por varios obstáculos durante su travesía inesperada al Festival de Jazz de Montreal.
No disponible en tu país

Sobre el corto

Lucio Sánchez, Javier Cabrera y Adolfo Álvarez son tres músicos de jazz que formaron parte del importante movimiento de esta música que se dio en Xalapa en los años setenta y ochenta. Pedro Salas es un melómano que puso una hostería cuyo principal objetivo era generar un espacio para la expresión libre de la música. En esas sesiones, nació la idea de grabar un disco. Sánchez conformó un octeto para realizar el proyecto. Sorteando una serie de inconvenientes, en 1987 se grabó "Festival", la primera producción fonográfica de jazz realizada en el estado de Veracruz. Tres años después, el líder de la banda recibió una invitación para presentar el disco en el Festival de Jazz de Montreal, Canadá. Nuevamente surgieron obstáculos que pusieron en riesgo la participación de la banda mexicana en esos escenarios. Finalmente, en 1991 la banda mexicana pudo presentarse en tan prestigiado festival.
Polos Audiovisuales, programa implementado por el Imcine, es un espacio de formación que se realiza en colaboración con las instancias culturales de los estados con el objetivo de promover procesos de formación descentralizados donde los participantes viven el desarrollo creativo de un cortometraje con la guía de talleristas y coordinadores de todo el país, encontrando en este medio audiovisual una herramienta para contar las historias de su comunidad, de su familia y/o de ellos mismos.

Dirección y reparto

Dirección:
Luis Barria

Premios y nominaciones

Áudio y subtítulos

Versión Original
Audio: Original

Más información

Nacionalidad:
México

Títulos similares

Fountain not fountain
9.3 Fountain not fountain Disponible hasta el 4 de octubre

Falto más música que alimentara la historia. Quizá aderezar las entrevistas con unos solos de los protagonistas en tiempo actual. La dichosa canción que nunca se grabó no estuvo presente en el documental. Buen esfuerzo aunque le pasó como al ingeniero que nunca había grabado jazz.