9

A six dollar cup of coffee

· 74min.

Exploración y confrontación de una comunidad frágil cafetera con la abrumadora realidad del consumo de café en el mundo.

Sobre la película

A través de los ojos de una familia tseltal, esta historia conecta una cooperativa en Chiapas, México, que lucha para comercializar su café como un producto terminado fuera del mercado convencional, la tendencia del café de especialidad, las cafeterías de la tercera ola y La escena del barismo en Seattle, Estados Unidos. El modelo de negocios tseltal parece esperanzador y viable, sin embargo implica tomar riesgos que se ponen en peligro todos sus esfuerzos al tiempo que una plaga que destruye los cafetales sube imparable desde América del Sur; la roya, como se conoce a esta plaga, podría significar la destrucción del café en el continente entero y su mera existencia vuelve loco al mercado. Entendiendo el café como una manera de proteger su identidad, su tierra y el derecho a vivir en mejores condiciones, nuestros personajes buscan vender su producto en el extranjero, poniendo una prueba de los paradigmas de la calidad dentro del café de especialidad. La película explora y confronta una frágil comunidad cafetera con la abrumadora realidad del consumo de café en el mundo.

Premios y nominaciones

Áudio y subtítulos

Versión Original
Audio: Original

Más información

Género:
Documental
Nacionalidad:
México

Lo que más me atrajo del documental es que nos hace cuestionarnos la solución a los problemas de los productores primarios en materia de retribución monetaria a su esfuerzo en la producción y mercado. Contribuye a repensar en los esquemas y a buscar alternativas y soluciones a los problemas sociales (inclusive, ambientales) actuales.

Si bien, es un buen documental, se enfoca mucho en el mercado extranjero, dónde está la voz de diversos productores, del sector gubernamental, de las políticas mexicanas para el apoyo del café. Discrepo en algunas de las "políticas empresariales" que se manejan. En fin, es buena, pero le falta dar un sentido más amplio de la importancia de la cultura del café en México.

Lo mejor del documental es la cercanía a los indígenas productores y sus familias, y sus enorme empeño comunitario para salir adelante. Yomol A’tel= Juntos trabajamos, juntos caminamos, juntos soñamos. Después, la cadena de injusticia, voracidad, expolio, materialismo, etc. que está detrás de una taza de café. Pero en el camino de tan buen documental, la narración se desvía y se pierde en otros focos de atención. Faltó pulir guion, narración y edición.

Yo compro café molido de Chiapas, por su calidad y porque sé el enorme esfuerzo requerido para que un grano de café llegue hasta nuestras tazas. En este sentido, trato de concientizar a mis amigos de la importancia del café que consumimos, ya que al consumir lo que es producido en zonas indígenas estaríamos evitando la preocupación del productor por el bajo precio que normalmente les es ofrecido por las empresas transnacionales, que es casi nada. Así mismo estaríamos alentando a que aumenten la calidad de su producto al pagar un precio justo por cada taza que nos bebemos.

Tal vez la solución no está en el precio que le paguen en el extranjero, sino el interés por parte nuestra, así como el precio que paguemos. Estaríamos valorando un producto que en otras partes del mundo es imposible y que tenemos a unos kilómetros de distancia.

La producción y fotografía están geniales.
Pero...

Creo que la historia puede dar más, una historia como el café deja ver la desigualdad social, me hubiera gustado saber como es la interacción del titular de empresa, se ve que hay un mercado de por medio pero la comunidad se ve que tiene un reto mayor, el modelo de documental me gusta reconocer que busca involucrar los habitantes, pero creo que solo es una oportunidad para ver los agricultores fuera de la cade valor. Se qué la intención es la de integrarlos al mercado social del café pero creo que logra comunicar la otra parte, la invisibilización del trabajo indígena.

Me gusto, pero creo que puede comunicar más, ojalá tenga parte 2.

Me parece fascinante lo que nos cuenta sobre lo que hay detrás de una taza de café. La forma de narrarlo es a ratos accidentada y pierde propósito, sin embargo deja en el aire preguntas fundamentales sobre el consumo, la producción y toda la cadena de valor del café.

Es loable que haya esfuerzos como estas cooperativas para ayudar a las comunidades a mejorar la calidad de sus productos y con ello, mejorar su calidad de vida. ¡Felicidades a todos los que participan! Son la esperanza de un mundo mejor y más justo para todos.

Gran documental que describe la voracidad de quienes han impuesto su visión neoliberal a una industria del café, que como muchas otras, depende de la explotación de las comunidades mas necesitadas. El documental lo deja muy claro: las comunidades buscan desarrollarse a través de una economía solidaria pero los empresarios o inversionistas no quieren ceder en un mercado el cual deja aprox 200 mil millones de dólares en ventas pero ni el 10% va a los productores, quienes además, el cafe se les paga 70% por debajo de su precio. Ni la tercera parte de lo acordado en el convenio internacional del café de 1983.
Las entrevistas a los empresarios no son mas que la radiografía de como quieren maximizar las ganancias a costa de los precios tan bajos que pagan y lo hacen usando como pretexto el que tan "bonita" esta la taza en que te sirven el café o que tantos segundos demás tiene que hervir el agua para que el sabor sea parecido a "cereza".
Un llamado de atención para la sociedad.

Lo más importante fueron los últimos minutos en donde aparece la reflexión, misma que no se percibe a lo largo del documental (y que debería). Considero que se recarga mucho en aspectos que no debería y que cambian el sentido de la historia. Debería resaltar el verdadero trabajo y las implicaciones de las chiapanecos que cosechan el café. En cuanto a aspectos técnicas, me gustaron las tomas.

(Editado)

Excelente tema, pésima narrativa y aún más pésima la forma de abordar el tema. Una lástima el desperdicio de 1 hora y 14 minutos en la que pudieron relatar con mayor énfasis la problemática de la industria cafetalera en México.

La ausencia de un narrador permite que cada persona que representa a los sectores involucrados hable por su propia voz, dando las cosas como son y sin dar posibilidad a diferentes interpretaciones. Un documental obligado no sólo para los amantes y consumidores de café de México, sino de todo el mundo, que te abrirá los ojos al complejo proceso y a las personas involucradas que te traen diariamente tu taza de café.

ludecko

Este documental visibiliza todo lo que hay detrás de una taza de café de especialidad, la valoración que este tiene desde el cultivo y su diferencia cuando se sirve en la cafetería. Me pareció lo necesariamente inclusiva para hacer nota el trabajo y vida de las comunidades indígenas que dependen del cultivo en México. La recomiendo a familia y amigos como al publico en general quienes gustan del café para integrar valor al consumo.