Baño de vida
Baño de vida

Baño de vida

Áudio y subtítulos

Versión Original

Nacionalidad

México

Año de producción

2016

Género

Documental

Sobre la película

Un viaje al interior de la vida de los baños públicos a través de las voces de los tres personajes: Felipe, encargado de los baños desde 1984; Juana, barrendera del centro de la Ciudad de México; y Jose, clienta asidua desde hace más de cuarenta años. "Baño de vida" es un confesionario de aquellos que confluyen en un mismo espacio: el cuarto de vapor.

dirección

Dalia Reyes Campos

Títulos similares

¿Cómo valoras esta película?

xiuhtic

Gracias por poner en pantalla a estas habitantes

31 mayo 2020

Dalia Reyes consiguió poner la cámara en un lugar que pocas veces miramos. Con sus imágenes se respira el vapor de los baños, te hace sentir el agua caliente que corre por los cuerpos desnudos y te deja entrar en los recuerdos de sus personajes para revivir con ellos sus alegrías y tristezas. La trama y estética fotográfica son provocativas. Sin duda, es un documental que no te puedes perder.

24 abril 2020

Más allá del ritual de limpieza y relajación que supone un buen baño, saca a relucir la nostalgia de 3 personajes que convergen religiosamente en un cuarto de vapor. Se va apagando la vida, se acumulan los recuerdos, se exfolian las culpas pero la picardía y la alegría nunca se decoloran. Recomendable.

24 abril 2020

La primer toma me parece fantástica, esa trama de los pequeños azulejos son la "personalidad" misma de los baños de antaño, la simetría recurrente, los cuerpos desnudos son una poesía; las gotas que se deslizan por el cabello de una mujer; el ir de las mujeres de un lado al otro como metáfora del transcurso de sus vidas; el grado de intimidad que se genera entre ellas con el vapor como un vehículo conductor que les conecta conviertiendose en otro personaje. El ritmo es estupendo, Felicidades Dalia, para mi es un sinfonía estética hecha documental.

23 abril 2020

La excelente fotografía nos muestra, sin lugar a dudas, belleza en un lugar que probablemente pasaría desapercibido en la cotidianidad diaria.



Nos va presentando, sin prisa, de manera pausada a quienes toman un baño para escapar y encontrar en los baños el refugio, el lugar de pertenencia, el oasis en el desierto de la cruda realidad que puede ser la vida.



Logró conmoverme sobre manera, el haberme vuelto confidente, de quienes deciden compartir conmigo su vida, en el lugar íntimo que puede ser para todos el baño.

19 abril 2020