El cielo abierto
El cielo abierto

El cielo abierto

Áudio y subtítulos

Versión en Español

Nacionalidad

México

Año de producción

2011

Género

Documental

Estreno en cines

25/03/11

Sobre la película

Repetidamente, algunos de los sacerdotes conservadores que rechazaron inicialmente las disposiciones del Concilio Vaticano II experimentaron gradualmente una profunda transformación de conciencia que los condujo a abrazar los Evangelios desde la lectura social de la teología de la Liberación, por lo cual, se les tachó de comunistas, revolucionarios, incendiarios. Los casos pueden hallarse en diversos países y en muy distintas geografías del continente, pero ninguno tan emblemático, trágico y terrible como el del arzobispo metropolitano de San Salvador: monseñor Óscar Arnulfo Romero. La mutación de su prédica en contra de la represión militar y la injusticia social, a favor de los pobres, la paz y la democracia, ocurrió apenas un mes después de ser ungido en el cargo, tras la expulsión y el asesinato de varios sacerdotes por el régimen militar en el poder, especialmente la muerte de su amigo Rutilio Grande, encargado de la parroquia de Aguilares a partir del 12 de marzo de 1977. Tres años después, la bala de un francotirador acalló sus prédicas, el 24 de marzo de 1980, durante una misa ofrecida en la capilla del Hospital de la Divina Providencia. El día anterior, domingo de Ramos, había ofrecido un histórico sermón con el que selló su destino y en el que exigía al ejército cesar la represión e incluso desobedecer a sus superiores: “Y ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios… Una ley inmoral nadie tiene que cumplirla”.A manera de homenaje, tres décadas más tarde, la Universidad de Notre Dame, mediante el cineasta Francisco Vargas, encargó al documentalista mexicano Everardo González (La canción del pulque, 2003; Ladrones viejos, 2007) una película documental sobre monseñor Romero. Un año después, al mirar el primer corte, el resultado les pareció tan radical e inaceptable que decidieron removerlo del proyecto.-Pensaron que la película atacaba a la iglesia -explica el realizador-; pero no, simplemente, en mi opinión, a la iglesia se le fue de las manos un proceso bueno, que nació con ideas libertarias. Pensaron que yo había pintado una figura incendiaria de Romero, pero creo que si no hubiera sido una figura que afectara intereses no hubiera sido asesinado. Así funcionan a veces los reaccionarios. De cualquier forma, con el trabajo ya realizado, con una película en la que creía y no quería que estuviera enlatada, Everardo González peleó por los derechos de coproducción mediante Ciénega Docs, casa productora que constituyó junto con Martha Orozco.

Dirección y reparto

Productoras

¿Cómo valoras esta película?